Puré de Pera

Para esta época de celebraciones, me gusta tener listas recetas que pueda preparar con anticipación y que les pueda dar varios usos. Y este es el caso de este puré de peras. Se puede servir con pavo, jamón al horno o puerco, por nombrar algunos. Y una vez preparado se puede quedar en el refrigerador hasta por una semana sin que varíe ni su sabor ni su consistencia. Esta receta también se puede preparar en la Thermomix por lo que a continuación te dejo la receta para hacerla de manera tradicional o con Thermomix.

Continue reading “Puré de Pera”

Tips del menú para Navidad y del Pavo

La cena de Nochebuena y la comida de Navidad nos pueden abrumar, sobretodo porque queremos cubrir, principalmente nuestras expectativas.  No por esto digo que debemos tener nuestros regalos comprados y el pavo congelado antes de noviembre.

Es razonable sentir ansiedad y nervios para la comida de Navidad. No es signo de debilidad o de fracaso, es normal sentirnos tan abrumados. Nadie puede pasar por esta comida como si nada. Algo que a mi me ayuda mucho es hacer una lista de las cosas que hay que hacer e ir tachando cuando ya están completas. También es bueno comenzar con uno o dos días de anticipación, y lo más importantes es armar un menú con recetas que podamos preparar con anticipación, o que podamos adelantar la mayoría. De esa manera podemos estar mucho más tranquilos el mero día.

Lo que no hay que perder de vista es que Navidad es una celebración familiar y que no debemos permitir que el estrés no nos deje disfrutar a nuestra familia. Debemos de sentirnos más que en un banquete en una fiesta, es por eso que todo hay que servirlo en platones y ponerlos en una mesa por separado, para que cada quien se sirva solo. Es importante que todos sepan donde encontrar todo y así nos relajemos y disfrutemos. Un problema con el que casi todos nos topamos es que no cabemos niños y adultos en la mesa, así que una sugerencia es extender un mantel junto al árbol de Navidad y dejar que los niños coman como haciendo picnic todos juntos y los adultos en la mesa.

 

Acerca del Pavo

Con lo primero que debemos empezar es tres o cuatro días antes de Navidad sacar el pavo del congelador, ponerlo en el refrigerador y dejarlo descongelar por dos o tres días. Hay que calcular 24 horas por cada 2.5 kg. para descongelar en el refrigerador. Ahora que si ya se te vino el tiempo encima también puedes descongelar el pavo en el fregadero o en una cubeta, lo cubrimos con agua, cambiando el agua frecuentemente y hay que calcular que toma 1 hora por kilo para descongelarse. Ya con el pavo descongelado, lo limpiamos y lo ponemos en la salmuera de 12 a 24 horas.

El poner el pavo en salmuera es una técnica muy antigua que debemos redescubrir. Los chinos y los escandinavos llevan utilizando esta técnica por años. Lo que pasa es que el pavo absorbe todos los sabores que le ponemos a la salmuera y es específicamente la sal lo que ayuda a que el pavo retenga más agua a la hora de hornearse y por consiguiente queda jugoso. Y como el ponerlo en salmuera funciona de afuera hacia adentro justamente ayuda a las partes que están más expuestas al calor, específicamente a las pechugas.

 

El Relleno del Pavo

Cuando ponemos el relleno dentro del pavo no alcanza la temperatura a la que debe de llegar, no se termina de cocinar, además queda suave y pastoso. Es mucho mejor cocinar el relleno por separado, en un refractario. Así se alcanza a dorar mejor, y también el pavo se cocina más rápido.

 

Los Acompañamientos

En mi familia solemos dividirnos la preparación de la cena de Nochebuena, mi mamá hace un puré de papa espectacular, su secreto es que le pone queso crema en lugar de mantequilla, así que ella siempre trae el puré.

Es una buena idea que entre los asistentes a la cena o a la comida de Navidad dividas los acompañamientos, la botana, el postre y el vino, de esa manera tu te puedes concentrar en el pavo y en el relleno. Ahora que si quieres preparar algo más trata de buscar cosas poco complicadas, como una sopa que puedas preparar dos días antes y solo recalentar en el momento, o un puré de camote, de manzana o de peras que también puedes preparar uno o dos días con anticipación. Creo que también es importante que ya no busques recetas que se metan al horno, pues va a estar saturado con el pavo y con el relleno.

Espero que estos tips te ayuden a organizarte y a que tu cena o comida sea todo un éxito.

Pavo con Mantequilla y Miel

En cuanto comienza el mes de diciembre nos empezamos a preocupar, a los que nos toca hacer la cena de Navidad, que vamos a servir. La tradición nos dice que pavo, y hay una infinidad de maneras de prepararlo. Hay quien lo inyecta con jugo de naranja o vino blanco, otros lo ponemos en salmuera y hay quienes solamente le ponen mantequilla, sal y pimienta. El pavo puede ser ahumado, que ya está completamente cocido y solo hay que calentarlo o puede ser crudo, el cual generalmente encontramos congelado y el que lleva una gran preparación. Y la verdad es que he preparado tanto el ahumado como el crudo y los dos pueden quedar deliciosos.

Me han llegado varios correos pidiéndome la receta que di en Unicable en diciembre pasado. Este pavo se pone en salmuera, pero una salmuera con ingredientes que le dan mucho sabor y después de un día, se mete al horno. Algo que tenemos que cuidar con este pavo es que se dora muy rápido porque tiene miel, así que hay que estarlo checando para que cuando se dore lo cubramos con papel aluminio hasta que se termine de cocinar.

 

Pavo Rostizado con Mantequilla y Miel

 

Tiempo de preparación: 30 minutos

Tiempo de cocción: 3 horas

Tiempo de remojo: 1 día

12 a 14 porciones

Ingredientes:

7 litros de agua

1 taza de azúcar

4 cucharadas de miel de abeja

¾ taza de sal de grano

2 cucharadas de pimienta negra entera

2 cucharadas de pimienta gorda

6 hojas de laurel secas

1 raja de canela

1 cucharada de anís

4 clavos

2 cebollas, cortadas en cuartos

6 dientes de ajo, machacados

10 ramitas de tomillo

2 naranjas, partidas a la mitad

1 pavo de 7 a 10 kilos, limpio y sin las menudencias

2 bolsas para cocinar pavo en el horno

1 barrita de mantequilla sin sal

3 cucharadas de miel de abeja

Preparación:

  1. En una olla mediana calentar un litro de agua con el azúcar, miel, sal, pimienta negra, pimienta gorda, hojas de laurel, canela, anís y clavos, hasta que comience a hervir, moviendo de vez en cuando para que se disuelvan el azúcar, la miel y la sal. Retirar del fuego y dejar enfriar.
  2. Acomodar dos bolsas para cocinar pavo al horno, una dentro de otra, encima de una pavera u olla grande. Acomodar el pavo dentro de las bolsas. Agregar el litro de agua con las especias, después el agua restante, la cebolla, los ajos y las ramitas de tomillo. Finalmente exprimir el jugo de la naranja dentro de la bolsa y agregar también las mitades exprimidas.
  3. Cerrar la primera bolsa tratando de sacar todo el aire posible. Cerrar la segunda bolsa de la misma manera. Tenemos que asegurarnos de que el pavo está completamente cubierto de agua, si no, agregar más agua.
  4. Refrigerar de 12 a 24 horas. Hay que darle la vuelta 3 ó 4 veces al pavo mientras está en la salmuera.
  5. Una o dos horas antes de hornear el pavo, sacarlo de la salmuera, escurrirlo y secarlo con toallas de papel. Acomodarlo en la pavera.
  6. Precalentar el horno a 200°C.
  7. En una olla pequeña derretir la mantequilla junto con la miel a fuego bajo. Barnizar el pavo con esta mezcla antes de meter al horno y también durante la cocción.
  8. Insertar un termómetro al pavo y llevarlo al horno a que se cocine hasta que el termómetro indique 71°C. Si pesa 5.5 kg. tomará 2 ½ horas, 7.5 kg. 3 horas, 9 kg. 3 ½ horas, 11 kg. 4 ½ horas.
  9. Sacar el pavo del horno, pasarlo a una tabla de picar y cubrir con papel aluminio. Dejarlo reposar entre 30 minutos antes de servirlo.

Es importante que el pavo esté a temperatura ambiente cuando lo cocinemos. Si no lo rellenamos se cocina más rápido. Siempre puedes poner el relleno en otro refractario.